Virus desconocido cobra 3 vidas en Nuevo León

0
2865

AGENCIA: POSTA

NUEVO LEÓN.- Citlaly Monseratt y Mayli Elizabeth son dos pequeñas de tres años de edad, originarias del municipio de Hidalgo, quienes fallecieron debido a un virus desconocido. Ambas pasaron por los mismos síntomas, sin que pudieran intervenirlas para salvarlas, pues sus órganos dejaron paulatinamente de funcionar.

Las menores que vivían en la misma localidad fallecieron en los dos últimos meses presentando los mismos síntomas: fiebre con temperaturas que superaban los 39 grados, ronchas o manchas en la piel (asemejando ser de piquetes de zancudo), hinchazón de pies y brazos, además de mucha sed.

Aunque sus madres hicieron lo posible por salvarles la vida, las pequeñas murieron en clínicas del IMSS en menos de 12 horas y sin que los médicos supieran lo que realmente les pasaba.

Citlaly Monserrat falleció el pasado miércoles 16 de agosto, su madre Yessica Leos Cruz, relata cómo su pequeña poco a poco fue perdiendo la vida, al grado que su temperatura fue bajando hasta que al final ya no aguantó.

Dos meses antes, el 10 de junio, Maily Elizabeth también falleció por los mismos síntomas, ella llegó muy grave a la Clínica 6 del IMSS y poco a poco su corazón empezó a paralizarse.

“Porque la quieren entubar y le van a poner un catéter central, que porque la quieren estabilizar porque la quieren pasar a la 33, yo les digo que sí y luego ya no alcanzaron a hacerle nada, me dijeron que ya se le estaba paralizando el corazón”, expresó Isabel Garza Delgado, madre de Maily.

“Yo desde que observó que le ponen eso, veo que se empieza a hinchar”.

Está enfermedad provoca que a los pacientes ya no le funcione el riñón ni el hígado, acabando poco a poco con la vida.

Después de una semana de atención hospitalaria en clínicas del IMSS, los cuerpos de ambas menores se inflamaron y en ambos casos se declaró muerte cerebral.

Adicional a estos casos, Marvin Caleb, originario de Mission, Texas y primo de Maily, sufrió los mismos síntomas al venir a Nuevo León para pasar las vacaciones con la familia, solamente que él pudo ser llevado a una clínica de Estados Unidos, donde milagrosamente después de 16 días, le salvaron la vida al oxigenar artificialmente su sangre.

“Me habla mi hermana y me dice que Maily, una primita de él que jugaba mucho con Caleb en Monterrey, se había muerto por los mismos síntomas, yo en ese momento lo tome, lo subí al carro y me fui al hospital más cercano que encontré en Texas.

Estos no son los primeros casos registrados en Nuevo León, el pasado 13 de febrero otro menor del municipio de Mina falleció por los mismos síntomas.

Piden respuesta los padres de los niños de Hidalgo NL

La población de los municipios de Hidalgo y Mina se encuentra alarmada ante el inexplicable fallecimiento de cuatro niños en menos de siete meses, cuyos síntomas eran similares.

Los familiares no han recibido un diagnóstico preciso de porqué murieron. En las actas de defunción de dos de ellos se describió que perecieron por choque séptico, en las de otros dos, que por meningitis.

A la madre de uno de ellos le aseguraron que había muerto con sus órganos infectados, sin embargo le pidieron que si quería donarlos.

La activista y habitante en el municipio de Hidalgo, Coral Rodríguez, declaró a POSTA que todos los menores que lamentablemente han muerto, vivían en un radio de 12 kilómetros, tres de ellos tenían entre 3 y cuatro años y otro más, tenía 10 años.

Los padres están desechos, pero además muy confundidos porque no saben qué pudo ser en realidad lo que llevó a sus pequeños a la muerte.

El primer deceso fue de Aldo de 4 años, el 13 de febrero; el siguiente fue el de Maily Elizabeth, el 10 de junio, al mismo tiempo se enfermó Marvin Kalleth, originario de Edinburgh, Texas.

Marvin llegó a vacacionar a Hidalgo, en donde convivió con Maily. Al ver que cayó enfermo y que los médicos locales no encontraban un diagnóstico, su madre se lo llevó a Texas, en donde después de varios días lograron sacarlo de peligro el 14 de junio.

El 10 de agosto perdió la vida el niño Dany Villarreal de 10 años, de quien no se ha asegurado tampoco la causa de su muerte, pero se estima que sea por el mismo motivo que sus vecinos. El 16 de agosto perdió la vida Citlalyth Montserrat, de tres años.

Rodríguez advirtió que todos los síntomas encajan con todos los casos: niveles de temperaturas superiores a 40 grados, ronchas o manchas en la piel e infección en órganos vitales.

Después de haber sido atendidos en la Unidad Médica Familiar Número 45 del IMSS, fueron llevados a diversas clínicas de la institución, en donde fallecieron.

Las páginas de Facebook en las que los vecinos de Hidalgo y Mina intercambian información, se han atestado de cuestionamientos, dudas y quejas, evidenciando el estado de alerta en la que se encuentran.

En vano han pedido a las autoridades atender el caso, que se realice un estudio minucioso, para poder determinar los motivos de las muertes de los menores y qué tan probable sea que se trate de un padecimiento contagioso.

“De las autoridades no se sabe nada, nadie responde. Queremos que vengan especialistas a mapear cada caso, ver similitudes, ver por qué estos niños murieron.

“En uno de los casos ni siquiera hicieron el estudio encefalorraquideo. Necesitamos que tomen en serio esta situación, los vecinos están temerosos y alarmados”, agregó.

No hay comentarios

Dejar respuesta