El tirador de Texas pudo comprar armas porque el Pentágono no informó de él al FBI

0
38

AGENCIA: LA VANGUARDIA

TEXAS.- Devin Kelley, el autor de la mayor masacre de la historia de Texas(EE.UU), fue capaz de comprar armas de forma legal porque la condena anterior por violencia de género que tuvo que cumplir en 2012 tras ser expulsado de las Fuera Aérea estadounidense nunca fue registrada en la base de datos de la Buró Federal de Investigaciones (FBI). Un error del Pentágono que, de evitarse, quizá hubiera impedido que el tejano de 26 años matara a 26 personas con un rifle de estilo militar tras irrumpir en una iglesia rural de la pequeña localidad de Sutherland Springs, que frecuentaba su suegra, a quien había amenazado poco antes de perpetrar el ataque.

Según informó la agencia Associated Press, el Pentágono sabe desde hace al menos dos décadas que no le facilitaba información sobre antecedentes penales militares al FBI, incluido el tipo de información sobre la que la Fuerza Aérea no reportó en relación a la condena de 12 meses de prisión que cumplió Kelley tras ser juzgado en una corte militar por haber agredido a su primera esposa e hijastro.

El secretario de Defensa, Jim Mattis ordenó al inspector general del Pentágono revisar las circunstancias del caso Kelley y “definir cuál es el problema”

El secretario de Defensa, Jim Mattis, dijo el martes que ordenó al inspector general del Pentágono revisar las circunstancias del caso Kelley y “definir cuál es el problema”. En esencia, el problema es que las organizaciones de investigación criminal militar, con demasiada frecuencia y durante demasiado tiempo, no cumplieron con las reglas para informar sobre los historiales criminales de los miembros del servicio militar al FBI.

Y, al no quedar registrados sus antecedentes, Kelley pudo comprar libremente las cuatro armas que poseía, entre las cuales el rifle semiautomático Ruger AR-556 que empleó para la matanza.

Escapó de una clínica mental

Mientras, surgieron nuevos detalles sobre su vida. Kelley escapó de una clínica mental del estado de Nuevo México en 2012, meses después de maltratar a su primera esposa y a su hijo, según un informe policial del Departamento de Policía de El Paso al que tuvo acceso la cadena de televisión KPRC de Houston y que fue confirmado por la portavoz de la Fuerza Aérea. Las causas de su internamiento no fueron facilitadas.

Tras escapar del hospital de Peak Behavioral Health Services en Santa Teresa fue detenido sin incidentes por la policía en una estación de autobuses. Los agentes fueron informados de que Kelley “era un peligro para él y para otros porque ya había sido capturado escondiendo armas de fuego” en la Base Aérea Holloman, indica el informe, y agregó que “intentaba amenazar de muerte a su cadena de mando militar”.

Meses después del intento de fuga, a fines de 2012, fue sentenciado a un año en una prisión militar. Los registros de la Fuerza Aérea muestran que Kelley fue acusado por siete casos de violencia de género en 2011 y 2012. Cinco fueron retirados como parte de un acuerdo de culpabilidad, incluidos dos en los que Kelley apuntó con un arma cargada a su esposa. Se declaró culpable de golpear, estrangular y patear a su esposa y golpear a su hijastro “con una fuerza que probablemente hubiera provocado la muerte o lesiones corporales graves”. Por ello, fue sentenciado en noviembre de 2012 a un año de confinamiento y se le redujo el rango al nivel más bajo de los alistados. Dos años después, se lo expulsó del cuerpo militar por mala conducta.

Entonces, Kelley se mudó a Colorado, donde fue denunciado por maltrato animal por presuntamente haber pegado a un perro. Se volvió a casar y se mudó a New Braunfels, Texas, a unos 56 kilómetros de la pequeña ciudad de Sutherland Springs, donde la policía dice que mató a 26 personas, incluido un niño por nacer, e hirió a otras 20 en la iglesia First Baptist antes de huir en un SUV perseguido por dos civiles. Uno de ellos le disparó varias veces, pero Kelley murió de una bala autoinflingida en la cabeza, según dijo la policía.

No hay comentarios

Dejar respuesta