Ejecución de violador y asesino serial de Texas será en junio

0
397

AGENCIA: UNIVISION

HOUSTON, TEXAS.- Danny Paul Bible, un asesino y violador serial de Texas que cometió sus crímenes a lo largo de dos décadas, será ejecutado el próximo 27 de junio, según confirmaron autoridades del condado Harris el pasado lunes.

El reo se encuentra postrado en una silla de ruedas desde 2003, cuando fue condenado, luego de que el bus en que era transportado al pabellón de la muerte en la prisión de Polunsky chocó de frente con otro vehículo.

Bible, de 66 años de edad, fue sentenciado a pena de muerte por la violación y asesinato de Inez Deaton, una madre de 20 años y residente de Houston, en 1979. Pero su complejo historial criminal incluye otros tres asesinatos, violaciones a mujeres y niñas, secuestro y robo.

La joven madre fue la primera víctima de Bible cuando este tenía 27 años, según registros judiciales, pero su asesinato permaneció sin resolver durante casi dos décadas.

En la época en que fue asesinada, Deaton era la mejor amiga de un familiar del Bible y, según testimonios, la última vez que la vieron con vida estaba entrando al apartamento del hombre para usar su teléfono. Después de eso fue hallada muerta a orillas de un arroyo, con múltiples heridas ocasionadas con un picahielos y con señales de haber sido violada.

Luego de la muerte de Deaton, Bible abandonó el estado por un tiempo y estuvo en Montana y Wyoming donde también cometió varios crímenes.

Cuando regresó a Texas se radicó cerca de Fort Worth, en el norte del estado. En 1983 mató a otras dos mujeres y al bebé de una de ellas. Un año más tarde fue capturado y se declaró culpable de una de las muertes por lo que fue condenado a 25 años en prisión.

En 1992 fue liberado de la cárcel bajo palabra, pero justo después de salir agredió sexualmente a cinco niñas, todas integrantes de su familia.

Una vez más huyó de Texas, pero esta vez se instaló en Louisiana. Allí agredió y violó a otra mujer y escapó hacia Florida. Fue recapturado en la ciudad de Fort Myers, en ese estado en 1998 y de inmediatofue extraditado a Louisiana, donde lo condenaron a vida en prisión sin derecho a excarcelación por el delito de agresión sexual con agravantes.

Mientras era interrogado por el caso de Luisiana, confesó haber matado a Deaton en Houston, dos décadas atrás y a las otras tres víctimas en Fort Worth.

El prisionero fue trasladado al condado Harris tiempo después donde un jurado lo sentenció a pena de muerte en 2003.

“Las acciones de algunos delincuentes son tan atroces que se ganan el apelativo de ‘lo peor de lo peor'”, dijo Kim Ogg, fiscal de distrito del condado de Harris. “El jurado que escuchó los hechos y vio la evidencia de los crímenes cometidos por Danny Bible llegó claramente a esa conclusión al condenarlo a muerte”.

Bible agotó todos los recursos de apelación a los que tiene derecho y su sentencia se mantiene. Lo único que podría salvarlo a última hora de la inyección letal, y cambiar su sentencia a vida en prisión, sería un perdón del gobernador, pero es muy poco probable que esto ocurra.

La última vez que se otorgó un perdón de este tipo en Texas fue en el caso de Thomas Whitaker, sentenciado por ordenar el asesinato de sus padres y su hermano para quedarse con una herencia. Kent Whitaker, padre del reo, sobrevivió al ataque y solicitó clemencia para su hijo.

No hay comentarios

Dejar respuesta