Total entrega de Sebastián Castella en la corrida de aniversario en la Plaza México

0
987

Agencia: Prensa Multimedia

Ciudad de México.- El diestro francés Sebastián Castella regresó de la enfermería de la Plaza México para cuajar la mejor faena del festejo por el 70 aniversario del inmueble capitalino y ser el triunfador de la noche al llevarse las únicas dos orejas de la corrida con un ejemplar de regalo y salir por la puerta grande.

El galo dio una gran muestra de entrega después de que fue cornado en la ingle por su primer enemigo, cuando hacía un natural. Fue atendido y volvió para matar, pero su esfuerzo le valió para recibir una ovación.

Para su segundo enemigo, volvió de la enfermería y trató de dar lucimiento, pero el ejemplar poco ofreció para que pudiera emocionarse el público.

Al final de los seis toros del festejo, el francés regaló un ejemplar, de la dehesa de La Joya, y después de buenos lances con el capote y la muleta, además de dar muerte con una gran estocada, recibió los premios con los que consumó su triunfo, en uno de los festejos más importantes de la Temporada Grande de cada año.

Los diestros mexicanos Arturo Saldívar e Ignacio Garibay  fueron de más a menos con sus ejemplares y partieron sin lucir premios en sus manos. El primero falló con la espada y eso evitó que tocara pelo, situación por la que lució muy molesto al momento de salir del ruedo.

Garibay hizo un gran esfuerzo con su primer toro, que no fue recompensado con ningún premio por parte del juez de plaza, que pareció muy exigente para otorgar la oreja; con el segundo hubo poco espacio para el lucimiento debido a la poca calidad del ejemplar y partió sin mayor lucimiento en silencio.

El coso no lució la estampa que tuvo el fin de semana pasado, con un llenó majestuoso que acompañó el mano a mano entre el español José Tomás y el aguascalentense Joselito Adame. Ayer hubo poco menos de media entrada

Para la décima octava corrida de la Temporada Grande alternarán los diestros Francisco Rivera Ordóñez, Diego Silveti, Fermín Espinosa y Juan Pablo Llaguno.

No hay comentarios

Dejar respuesta