Pintor mexicano abre exposición en campus de la UNAM en Texas

0
456

Agencia: Prensa Multimedia

San Antonio, Texas.- El artista plástico mexicano Alejandro Dorantes inauguró la exposición “Utopian” en una sala del campus de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en San Antonio, Texas.

En la muestra ofrece a través de formas y líneas radicales, una mirada a la realidad interna que proyecta algo aparente, que solo existe en nosotros.

La exposición, que estará abierta hasta abril próximo, fue inaugurada anoche con una ceremonia a la que asistió, además de Dorantes, el director cultural de la UNAM-San Antonio, Jake Pacheco, y Erika Garibay Cavazos, directora de PACAL, organismo dedicado al fomento y promoción de las artes.

La muestra, que consta de 17 obras de diferente formato, forma parte de una colección más amplia de 30 cuadros con imágenes de ángeles y mujeres a través de las cuales Dorantes proyecta sus propias fantasías. “Juego con mi propia utopía”, explicó Dorantes en entrevista con Notimex.

“La colección ofrece una mirada a la realidad interna que no existe; plasma momentos conscientes e inconscientes que son modificados como un sueño, situaciones totalmente utópicas que no existirían en una realidad”, indicó.

La exposición llega a San Antonio tras haber sido montada ya en Chicago, en octubre pasado, y antes en la Ciudad de México, donde se mostró en su totalidad. Dorantes pintó obras adicionales para las exposiciones en Chicago y San Antonio que incluyen quimeras que incorporan motivos de estas ciudades.

El artista, de 39 años, originario de la Ciudad de México, es egresado de la Academia de Arte San Carlos de la UNAM, con estudios también en Cuba y Argentina, donde residió por tres años.

El artista mexicano comentó a Notimex que montó su primera exposición cuando tenía 21 años de edad y desde entonces no ha dejado de hacerlo, por lo que cuenta ya con 40 exposiciones personales y ha participado en otras 120 colectivas.

Utiliza técnicas que incluyen el dibujo, el óleo y el acrílico, e incluso incorpora procesos antiguos que han quedado en el olvido como el uso del chapopote. “El chapopote tiene un brillo especial, distinto, transparente y se agrega bien al óleo”, explicó. Agregó que tras más de 20 años de trabajo profesional, su obra es ahora más libre, más consciente, con mejor técnica “aunque continúa manteniendo mi esencia”.

“Experimento mucho más; me expongo mucho más”, señaló. “Mi obra es honesta, pinto lo que siento, no trabajo algo para que se pueda vender”, aseguró Dorantes. “Si uno es honesto, los conocedores, la gente que compra arte, lo reconoce”, aseveró.

No hay comentarios

Dejar respuesta